Editorial

 

Sentado con la típica vieja  del Bar Circe, antes de ofrendarse no sé si la última o penúltima copa de vino blanco con agua, para - palabras textuales de ella- no curarse tan rápido, le pregunté con mala leche por un tipo que estaba a unas tres mesas de nosotros, durmiendo -acaso- con los brazos arriba de la mesa y la cara metida en ellos. Con curiosidad e impaciencia me contestó: 

  -Mira hueón, poco importa si ese poeta es un marginal o un acomodado cortesano encantado con el mundillo literario, un alcohólico hermoso o el último de los hombres, aún se traicione y corrompa una y contradiga mil veces más. En este bar, tipos como esos no son más que un pequeño drama que posee, finalmente,  un par de líneas que lo justifican..

Ese posee la sencillez de los muertos, pero yo sé que este  jamás bostezará entre mis piernas.

-Con ese olor, dije antes de alcanzar a callarme.

Embriagá y hecha toda una señora, no dijo, vomitó:

-pero pa` pijes como vo, los 'nuevos' , que reclaman su minuto de fama e insisten en pararse como defensores de la poesía en contra de la poesía misma, y que desde la autocomplacencia y el exhibicionismo como tu revista de poesía que no es más que un folletín, una vitrina de bazar en liquidación con más de lo mismo, montan un espectáculo donde el plato fuerte es el Tribunal de la Inquisición y ahí libres de toda culpa los inmaculados inéditos, quieren tirar la primera piedra, la cual tiene que ver más con la paranoia de matar al padre y su sombra que con la necesidad y el interés en crear...

Sólo me quedó empinar la caña y decirle salud. 

-...para los dogmáticos y los parricidas, pa` vos incontinente literario que te angustiai frente a la mínima intuición del silencio, pa` toos ustedes...la mierda. 

-Salud, dijo.

Nota sobre Guillermo Deisler

Por razones que sería interesante investigar en otro contexto, la vertiente visual de la poesía contemporánea no ha encontrado nunca cauces muy amplios en Chile. Al contrario de lo que pasó en otros países latinoamericanos, como Argentina, Uruguay o  -más notablemente- Brasil, donde esta corriente ha prosperado desde los años '50 hasta nuestros días, en nuestro país sólo se asoma ocasionalmente en las obras de algunos poetas y artistas. Una muestra, seguramente muy incompleta, de estos asomos incluiría ciertas zonas de Purgatorio de Raúl Zurita y La Nueva Novela de Juan Luis Martínez, así como de las obras 'plásticas' de Eugenio Dittborn (Pinturas Aeropostales) y Sybil Brintrup (Vaca Mía), sin olvidar las fichas bibliográficas que componen El Archivo de Zonaglo de Gonzalo Millán.

La excepción que confirma la regla en este panorama es la obra de Guillermo Deisler, artista visual nacido en Santiago en 1940. Con una formación académica en artes gráficas, Deisler se dio a conocer en Chile, a finales de los años '60, por su labor editorial, publicando los libros de algunos escritores jóvenes y muestras de su trabajo como grabador en impresiones artesanales, bajo el sello de Ediciones Mimbre. En tirajes relativamente pequeños, Mimbre alcanzaría a editar cerca de 50 títulos distintos. Por esa misma época, Deisler se interesó en ciertas expresiones poéticas latinoamericanas que se agrupaban, provisionalmente, bajo el nombre genérico de 'Nueva Poesía', estableciendo contactos e intercambios con sus autores, en una especie de Arte Correo incipiente. La producción de la Nueva Poesía se canalizaba, sobre todo, a través de revistas más bien marginales, entre las cuales se pueden mencionar: La Pata de Palo en Venezuela, dirigida por el chileno Dámaso Ogaz; Diagonal Cero de Edgardo Antonio Vigo, en la Argentina; Ponto, Processo y Totem en Brasil; Signos en Cuba, dirigida Samuel Feijoo y Los Huevos del Plata y OVUM 10 en Uruguay, a cargo de Clemente Padín.

En dichas publicaciones se presentaban expresiones poéticas que, de una u otra manera, subvertían los códigos de emisión y recepción convencionales de la poesía discursiva. Es así como, dentro de las características más notables de esta Nueva Poesía, se pueden señalar:

El uso del lenguaje en tanto material, con dimensiones verbales, visuales y sonoras, antes que como forma portadora de significados. Una tendencia al abandono de la sintaxis lineal en favor de los efectos del uso razonado de las dimensiones señaladas para la producción de sentido (parataxis). La adopción de la constelación de signos como método básico de composición, la cual implica a su vez una modificación de la superficie de inscripción del texto  y de la práctica de lectura. La página -el soporte de la escritura en general- pierde su neutralidad y pasa a funcionar como un campo de fuerzas participando activamente en el funcionamiento del texto. Asimismo, la lectura se ve obligada a abandonar la linealidad (de principio a fin) para ensayar diversas trayectorias a través del texto. La integración, a veces, de imágenes gráficas y otros códigos no-linguísticos, en los textos.

Esta caracterización de la Poesía Nueva la vincula fuertemente con tendencias poéticas experimentales anteriores del siglo XX, como la Poesía Concreta, el Letrismo francés y las Palabras en Libertad del futurismo italiano, entroncándola además con una rica tradición de poesía visual, cuyos orígenes en el mundo occidental pueden situarse en Grecia alrededor del año 300 A.C. (Simias de Rodas y Teócrito de Siracusa).

La Nueva Poesía alcanzó una mayor repercusión en el escenario latinoamericano a través de dos grandes exposiciones realizadas en La Plata, Argentina (1968) y Montevideo, Uruguay (1969). Ediciones Mimbre editaría, a su vez, el libro GRRR (1969), que reunió la poesía visual de Deisler, y una antología de poesía experimental internacional titulada Poesía Visiva en 1971.

Tras el golpe de estado, Deisler fue detenido y, luego de un año, enviado al exilio, viviendo sucesivamente en Francia y Bulgaria, hasta establecerse finalmente en la ciudad de Halle (República Democrática Alemana) en 1986. Es en Europa donde la poesía visual de Deisler alcanza un estilo propio, 'internacional', caracterizado formalmente por la innovación en las técnicas de grabado, y temáticamente por la integración de elementos culturales heterogéneos, junto a una profunda preocupación por el respeto y la comunicación entre los pueblos.

Un ejemplo de estas inquietudes se canalizó en el proyecto UNI/vers(;), magazine internacional de poesía visual y experimental que alcanzó -entre 1987 y 1995- los 30 números. Cada número de UNI/vers(;) incluyó contribuciones originales de 40 artistas diferentes de Asia, Australia, América y Europa, reunidas en una carpeta artesanal. Deisler también se hizo cargo -en conjunto con el poeta Jörg Kowalski- de editar wortBILD, una extensa antología de poesía visual de la República Democrática Alemana. 

Deisler falleció en noviembre de 1995 en la ciudad de Halle ex República Democrática Alemana.

Versales Destruidas (Zerstörte Versalien) Paisaje Delicuescente (Zerschmelzende Landschaft)

 

Referencia Bibliográfica:

Guillermo Deisler y Jörg Kowalski: wortBILD. Visuelle Poesie in de DDR, Mitteldeutscher Verlag, Halle - Leipzig, 1990.

Homenaje a Orfeo

SOBRE EL GÉNERO                                                 

“La poesía se pega”

 Paul Eluard

(Revista “Orfeo”. Número 4)

 

La revista de poesía “Orfeo” del poeta chileno Jorge Teillier y el poeta Colombiano Jorge Vélez, se publicó entre los años 1963 y 1968 de forma  consecutiva. De carácter bimensual (en sus orígenes),  “el cuaderno de poesía”, sirvió como espacio para la expansión y la difusión de poetas tanto nacionales como internacionales,  llegando a constituirse como una de las revistas de poesía más importantes que han   circulado en los caudillos poéticos a nivel nacional. Se publicaron 38 números, el primero dio a luz en Octubre de 1963, teniendo como directores a los poetas ya mencionados y como corresponsales a Floridor Pérez (Los Ángeles), Daniel Barrios (Buenos Aires), y Jorge Edwards (París). Dentro de sus publicaciones más importantes se cuentan la edición numero 13 y 14, en homenaje a Vicente Huidobro. La 15 y 16, en homenaje a la poetisa brasilera Cecilia Meireles. La 19 y 20, en homenaje a la poesía alemana actual y la 23, 24, 25, 26 y 27, edición extraordinaria en homenaje a Gabriela Mistral.

Ahora convertida en objeto de culto, la intención es la de desempolvarla sin  llegar a  mistificaciones innecesarias. En las páginas que corren, se muestran algunas selecciones que se recogieron de este árbol frondoso, frutos fosilizados para el ojo del arqueólogo.

Orfeo II

Muerte de un pájaro

  Tenía un color magnífico; era un Carpintero.   Le descargué mis perdigones.   Pareció titubear, luego cayó sobre una ancha   hoja de palmera.   Lo tomé en mi mano. Era así: oro, negro, rojo.   Lo palpé, le desplegué las alas, lo examiné mi-   nuciosa y largamente. Estaba intacto.   Debió morir de una conmoción súbita

Sentido mágico

XXV

“Te amo” Dice la mujer “Cuídate De no amarme Demasiado - Dice el amante - Pues retornarías A ti misma El amor es redondo”

LXIII

Corta el agua Todo lo que quieras No encontrarás Jamás El esqueleto El esqueleto del Viento Es la vida toda.

DV

El era Tan absolutamente Digno Que No advirtió Que su cuerpo Se burlaba De él.

    Malcolm de Chazal

Nació en 1902 en la Isla Mauricio. Autor de “Sentido mágico”, “Sentido Plástico”, etc.

Caída

   Dió un paso en falso y cayó de pronto en el   siglo XIII. ¡Ay!, ¿Cómo sacarlo de allí?   Nos atornillábamos, nos destornillábamos, nos reatornillábamos, no encontrábamos nada.   “Sangre fría, gritaba Jorge, sin lo cual está perdido”.

Henri Michaux

Nació en 1899, en Namur, Bélgica. Empieza a escribir hacia1922, pero su poesía trasciende desde 1940, cuando publica “Un tal Plume”. “Viaje a la gran Clarabaña”, etc. (Traducción de L. Z. Galtyer

    En Venta

  Apariciones           Y Desapariciones

36 poemas de HERNÁN VALDÉS en una excelente edición de Editorial Universitaria.     

SUICIDIOS

Por Alfonso Reyes 

¿Para qué triunfo, para qué derrota cargaba la escopeta entre suspiros, y apretando el gatillo con el dedo del pie, ceremonial, entraba en el suicidio?

¿A qué esperanzas, a qué desesperanzas colgaban de la viga los racimos de huesos y de carnes, con un palmo de lengua como único adiós?

¿Qué alquimia diluida de rojos polvos y humeante copa echó por sus entrañas las alígeras ondas de la muerte?

Honesto comerciante de Romeo: tú le diste la pócima; tú la cuerda, baúl del abuelo marino; hato de los deportes veraniegos, tú la pólvora, tú los perdigones.

Todo estaba previsto, hasta el anzuelo del insaciable dios que pesca las criaturas: hasta la carcajada con que se fue del mundo, oh sacramento, dejándonos la burla de un pelele, para arrastrarlo en carro de triunfo, lentamente, con las manos delirantes y coronas.

México, 5 de noviembre de 1939

R O S A M E L A R I O

Por Rosamel del Valle

AMOR: Tan inclinado al amor como que sientas palomas sobre sus rodillas. BOSQUES: Mundo de los bosques poblados de cuerpos y de palabras. CARTA: Entre carta y carta, un amor, un invierno, una angustia. CORAZON: Entonces me acuerdo del corazón de Poe, del pálido corazón de Poe y del corazón demasiado inútil de Napoleón. ESPANTO: Yo os traigo el espanto de una habitación despoblada, especial para el crimen. LAMPARA: semeja la propia sangre del abismo. LUZ: El aburridor fuego de la luz. MUERTE: Tu muerte o mi muerte serán un día como el derrumbe fortuito de una lámpara. NAUFRAGIO: venimos de un naufragio aunque no lo sepamos. NOCHE: Será de noche cuando vengan a verme los ahorcados del otro invierrno. NOSTALGIA: la nostalgia es un fuego en las colinas. NUBE: El sueño de la nube es el sonido de la lluvia. OJOS: Los ojos ven pasar extrañas barcas sobre la sangre del pecho. OLVIDO: El olvido es una puerta que nadie cierra. PASO: En verdad, no siempre es tu paso lo que flota sobre el césped. PAJAROS: Mañana los pájaros morirán durante el vuelo. REINO: quiero un reino tranquilo, un reino con música de viejas estrellas enredadas en los árboles. SANGRE: Tu sangre corre en chispas hasta ser un árbol rojo. SOL:¡ Oh y qué bello era el sol olvidado por todos! TEMPLO: En este instante yo debía estar a las puertas de un templo, con una cicatriz de fuego en el espíritu.

VINO: La copa del vino de los afanes terrenos, del vino del hombre, de la magia de la voz.